El Sistema Médico (Sexista) en Chile: Cómo es para una doctora

Como mujeres, sabemos que el sistema médico es sexista. Lo hemos experimentado innumerables veces, ya sea en las citas con el médico o tratando de obtener atención médica. Recibimos diferentes y peores cuidados que nuestros contrapartes masculinos y sufrimos más. No se cree cuando describimos nuestro dolor, y nos dicen que estamos exagerando. A menudo tenemos que coordinar la atención médica de nuestros hijos, asumiendo esta carga solo. Nuestros cuerpos son tratados como máquinas de reproducción, y no tenemos los derechos para hacer lo que queremos con nuestros cuerpos. Nuestra salud mental no se toma en serio, y se nos llama loca cuando buscamos ayuda. Pero, ¿qué se siente ser una doctora feminista?

Entrevistamos a Leonor Olate, una doctora feminista de Temuco para ver cómo es ser una mujer en la institución médica y cómo el feminismo ha cambiado su perspectiva sobre la medicina y su vida.

Screen Shot 2018-06-19 at 4.39.59 PM.png

¿Sientes que el sistema médico en Chile es sexista? si es así, ¿cómo es eso?

 Sí, es sexista, lo veo desde muchos ángulos; ya que durante nuestra formación como médicos/as los “docentes” son en su mayoría hombres, a pesar de existir una proporción más menos equitativa entre hombres y mujeres médicos y médicas.

Además de reproducirse muchos patrones patriarcales, como que en su mayoría las jerarquías organizativas, las cúpulas son ocupadas por hombres, quiénes te forman son hombres y hay muchos casos de acoso, violencia machista, no denunciados durante nuestra formación y en particular en nuestras prácticas profesionales. Muchas palabras que denigran a la mujer, tanto entre colegas, se minusvalora el trabajo o la visión de la mujer médico a la del hombre. Hacer carrera es muy complejo en igualdad de condiciones, sobre todo por la maternidad, y en cualquier caso, para que una mujer destaque, se requiere el doble o el triple de esfuerzo que un hombre.

¿Cómo intentas hacer cumplir la igualdad a través de tu trabajo?

Teniendo una perspectiva feminista para todo lo que se hace, desde el trabajo en box, hasta las reuniones con colegas, en el trabajo evidenciando la violencia patriarcal o el machismo tanto al interior de nuestros espacios de atención, como en la relación con el resto del equipo.

¿Es difícil ser una mujer en tu trabajo?

Sí, por lo anteriormente planteado en la relación con otros médicos y también porque muchas personas que llegan buscando atención son machistas o incluso pueden llegar a ser acosadores en el espacio de atención. En mi caso particular muchas veces se denuncian mal tratos o se evidencian muchos tipos de violencia machista, sin que sean visibilizadas hasta ese momento por las mismas mujeres, y en el caso de los hombres agresores es aún más difícil realizar algún tipo de intervención en casos de violencia machista.

¿Siente discriminación de género como médico en Chile? Si es así, ¿cómo intenta combatirlo?

sí, por lo anteriormente planteado. Se combate en el día a día en la posición que una adopta en el trabajo, pero a nivel gremial no he intentado combatirlo o plantearlo, ya que el sector de “médicos” en chile, en su mayoría pertenecen a sectores acomodados y conservadores.

¿Cómo afecta ser un profesional y una madre tu manera de pensar sobre el feminismo?

Más que afectarlo, yo creo que lo aterriza a mi forma de ver y vivir las cosas tanto en mi trabajo, como en la maternidad. Creo que el feminismo constantemente nos interpela a intentar llevar nuestro discurso a todos los aspectos de nuestra vida y desarrollo como personas.

Como médico y madre, ¿qué significa para usted el aborto?
El aborto médicamente se define como la interrupción del embarazo previo a la viabilidad fetal, que es alrededor de las 23-24 semanas de gestación.

En la práctica para mí es una decisión de la mujer si continuar o no con el embarazo, que debería ser libre y gratuito, bajo ninguna causal en específico.

La maternidad tampoco es un impedimento para tener una posición de libertad frente a la decisión de las mujeres respecto a sus propios cuerpos.

¿Cómo influye el feminismo en su vida laboral y personal? 

Creo que me ha cambiado mucho, en torno a la interpelación personal a cambiar cuestiones que son de la vida diaria, de nuestra formación más íntima, personal, familiar, cultural, donde creemos que el capitalismo y el patriarcado no han influido, pero cuando uno ve el feminismo se da cuenta de lo importante que han sido estas “influencias invisibles” en nuestras vidas como mujeres, y en naturalizar un montón de violencias y dolores. Ha cambiado mi forma de ver la maternidad, el trabajo, las relaciones personales, todo. No hay posibilidad de volver atrás después de esto.


Las mujeres y doctoras, como Leonor, están cambiando el curso de las instituciones médicas desde adentro. Si bien es difícil cambiar un sistema tan grande como este, debemos reconocer que cada pequeña victoria es un paso más hacia la igualdad dentro de la medicina. Debemos luchar para que se acepten más formas de medicina, como la curación tradicional, y debemos apoyarnos mutuamente cuando lo necesitemos. La sororidad es una forma de medicina que todos podemos practicar, sin la influencia del patriarcado o el machismo. ¡Muchas gracias por tu comprensión, Leonor! ❤

 

Anuncios

MIAU: Un Documental Revolucionario

En la Universidad Católica de Temuco un grupo de estudiantes de sociología  presentó el documental MIAU ayer 23 de mayo. MIAU es una película independiente hecha en Chile por “Movimiento insurrecto por la autonomía de una misma” que cubre una variedad de temas diferentes relacionados con la salud de las mujeres, la autonomía de las mujeres y los derechos de las mujeres. Es una guía de las funciones naturales de nuestro cuerpo y promueve una mejor comprensión de cómo cuidar y proteger nuestros cuerpos. Algunos de los temas que cubre incluyen:

Relaciones familiares basadas en el género: crecer y observar a las mujeres en nuestras vidas ser las encargadas de limpiar la casa, cuidar a los niños y cocinar
Pubertad: el desafío (tanto físico como psicológico) de pasar por la pubertad siendo una niña y no tener a nadie con quien hablar, porque estos temas son tabú en la sociedad
Nacimiento: la violencia gineco-obstetra que rodea a los nacimientos hospitalarios, así como los partos en el hogar
Aborto en los hospitales: la violencia que ocurre cuando una mujer va a un hospital al tener un aborto, y la violencia que ella sufre allí
Aborto con misoprostol / misotrol: la falta de claridad en torno a la dosificación de este medicamento y la forma confusa en que afecta a cada cuerpo de manera diferente, y los peligros de realizar un aborto sola en el hogar
Abortos alternativos: usar hierbas para abortar y reconectarse con su propio cuerpo y la tierra
Menstruación: las funciones fisiológicas de la menstruación y cómo realizarse un autocontrol con un espéculo
Vacunas: la forma de género en que el gobierno aplica vacunas para las niñas contra enfermedades como el VPH sin una explicación de sus causas
Exámenes de senos: cómo realizarse un examen de mamas para verificar si hay tumores cancerosos
Nutrición: varias recetas de jugos saludables que llevarán a una vida mejor y más conectada con el propio cuerpo
– entre otros temas …

Si bien este documental es explícito a veces (con la desnudez requerida para explicar la mayoría de los conceptos) también es increíblemente importante mostrar estos aspectos de nuestras vidas de una manera honesta y directa. El cuerpo humano y sobre todo el cuerpo de las mujeres, está enmascarado por la vergüenza y las normas sociales, en los textos escolares y universitarios no nos enseñan sobre nuestra anatomía, se esconde la real magnitud de nuestro clítoris y no se muestra el poder de nuestros úteros.

Este documental intenta enseñarnos más sobre los cuerpos en los que vivimos. Especialmente en una cultura patriarcal como la que existe en Chile, mientras más mujeres conocen su opresión física y mental, más fuertes serán para oponerse a ella!!!!

Para más cine feminista, asistan todos los miércoles hasta al trece del junio en la Universidad de Católica.

Screen Shot 2018-05-24 at 3.16.33 PM

“Mujer fue detenida en Hospital de Calama luego que médico la denunciara por abortar”

 

La joven de 25 años llegó con sangramiento vaginal y dolor abdominal. El ginecólogo de turno detectó rastros de Misotrol en su cavidad vaginal y llamó a carabineros.

ADN NOTICIAS | MARZO 24 DE 2015

Una mujer de 25 años fue detenida el pasado sábado en el Hospital Carlos Cisternas de Calama, luego que un ginecólogo del recinto la denunciara por realizarse un aborto, según informaron este martes autoridades de salud.

De acuerdo con los antecedentes, la mujer llegó con sangramiento vaginal y dolor abdominal. El médico de turno que la atendió detectó restos de misotrol en su cavidad vaginal y, posteriormente, llamó a la policía. La joven fue arrestada en el lugar.

“La decisión se adoptó, según una denuncia directa de un ginecólogo de turno, respecto a un probable aborto inducido en base a algunas indicaciones de la matrona. Por lo tanto, eso ya está en manos de la Justicia”, dijo el director del hospital, Patricio Toro.

El subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, explicó que “existe una norma que señala que hay que hacer la denuncia”.

“Sin embargo, lo que nosotros hemos instruido como Ministerio de Salud y en virtud de la necesaria confidencialidad y el trabajo médico, es que los profesionales que atienden a la mujer que se ha provocado aborto que no se conviertan en agente de interrogatorio a esas mujeres, porque lo único que hacen es disminuir la calidad de la atención”, dijo.

aborto

Dos test de farmacia positivos y un evidente atraso de mi regla no fueron suficientes para convencerme de que estaba embarazada. Fue sólo en compañía de un amigo, después de un examen de sangre que asumí lo que ocurría en mi cuerpo.  Tenía entre 5 y 6 semanas.

No tenía pareja fija.

Tampoco deseos de ser madre.

Supe lo que tenía que hacer.

Mi amigo vino hasta mi casa, buscamos información en internet. Sabía que tenia que existir una forma rápida y segura. Pero no tenia la certeza absoluta de cuál sería esa forma.

Las primeras horas fueron difíciles, mientras tomaba agua de ruda, que me hacía sentir como vaca tragando pasto y  dudar de sus propiedades abortivas, seguíamos buscando algo en Internet que pudiera servir.

Finalmente, a través de otro amigo dimos con un número para conseguir unas pastillas. Misopostrol. Necesitaba 50 mil pesos y una cuenta para hacer un traspaso.  Una tercera persona me prestó el dinero.. Ya estaba todo en marcha y en dos días tendría las pastillas en mis manos. Pude suspirar alivio.

Esa noche me junté con quien me había dejado embarazada. A pesar de que nos conocíamos relativamente, no sabia como seria su reacción. Y la verdad, me daba un poco igual. Decidí contarle por que mi amigo me lo aconsejo. Y además porque necesitaría dinero para devolver las 50 lucas. De todas formas estaba muy nerviosa.  Le conté que estaba embarazada, que ya había tomado una decisión y espere su reacción.

Me sentí muy apoyada. No hubo cuestionamiento de ningún tipo.. mucha contención. Y sin saberlo, era lo que necesitaba de él.

Al día siguiente me fui a donde mi hermana, quería estar con ella. Contarle mi tragedia. Sabia que ella seria la única persona que podría hacerme sentir un poco más tranquila.

De repente, sin saber cómo. Cuando ya tenia las pastillas en mis manos, cuando había preparado toallas para el sangrado algo me dijo NO. Y todo el mundo dio un giro tremendo. Me confundí enormemente.  Lleve las manos a mi vientre e imagine lo que podría ocurrir si decidía tenerlo.  Mientras tanto, él me preguntaba por mensaje cómo estaba y si me las había tomado. Le conté que ya no estaba segura de hacerlo.

El decidió ir a mi encuentro y otra vez, sin presión ni cuestionamientos me acompañó en mi inseguridad, que se convirtió también en la suya.

Pero me di cuenta que no podíamos tener un hij@. No eramos pareja. No nos conocíamos lo suficiente. No se sentía bien.  Y lo más importante, YO NO QUERÍA.

Me las tomé.

Después de 4 horas comencé a sangrar.

Sentí mucho dolor.

Sentí mucho alivio.

Es una decisión difícil. Yo creí estar muy clara, y en el camino me confundí por un instante. Para mi, lo más importante fue que no estuve sola. Que involucré a personas cercanas que supieron prestarme ayuda sin juicios morales. Que hicieron que todo fuera un poco menos pesado.

Jamás me arrepentiré de la decisión que tomé.

No era el momento.

No quise.

Fue mi decisión.

Yo escogí mi camino…Hoy soy una feliz madre gestante y sé que el amor que cargo en mi vientre es amor verdadero.

Cuando nosotras queramos! Con quien queramos!

Santiago: Menor de edad permanece grave tras aborto en La Reina

Por Equipo El Desconcierto | 12/05/2014

Médico de Hospital Luis Tisné dio aviso a Carabineros                      

   aborto-seguro-300x198

La joven de 17 años se encuentra inconsciente y con riesgo vital, luego de haber sufrido una intensa hemorragia producida por un aborto. Su caso vuelve a abrir la discusión respecto a la dura realidad del aborto clandestino en Chile.

Miembros de la 16º Comisaría de Carabineros de La Reina llegaron al Hospital Luis Tiné cerca de la 1 de la madrugada de este lunes, luego de haber recibido la denuncia del médico de turno.Según lo señalado por el profesional, la adolescente de 17 años llegó al recinto hospitalario con lesiones producto de un aborto. Entre ellas, una intensa hemorragia que hoy tiene en peligro su vida.Tras la denuncia, Carabineros llegó hasta el hogar de la joven, donde se realizó un rápido registro. Tras las pericias, fue hallada una bolsa plástica en el antejardín de la casa, con ropa y una placenta al interior.La menor permanece inconsciente y en peligro de muerte luego de sufrir una hemorragia vaginal de carácter grave. La policía, en tanto, ya puso los antecedentes del caso a disposición de la Fiscalía Metropolitana Oriente. Respecto al delito de aborto, el Código Penal establece castigos que varían entre los 3 y 5 años de cárcel para las mujeres que decidan practicarlo ilegalmente.Por otra parte, pese a que no existen registros oficiales sobre la realidad del aborto en Chile, en 2005, se estimó que cerca de 200 mil mujeres se practican abortos clandestinos en el país, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A nivel latinoamericano, cerca de 5 mil mujeres mueren al año por abortos realizados sin la respectiva supervisión médica.

Además, Chile es uno de los 5 países en el mundo que considera ilegal al aborto terapéutico –en la lista se incluye a El Vaticano-. Dicha práctica fue prohibida en 1989, el último año de Pinochet al mando de la dictadura.

Fuente:  http://eldesconcierto.cl/menor-de-edad-permanece-grave-tras-aborto-en-la-reina/

cropped-10174808_10151988653546213_5486120659352890734_n1.jpg