Intimo es mi Cuerpo porque es Mio y solo Mio

Resulta que en este país la ley dice que abuso sexual es solamente cuando te tocan “las partes intimas”. Solamente tres partes de mi cuerpo son “intimas” ante la ley: mis pechos, mi trasero y mi vagina. ¿Eso quiere decir que el resto de mi cuerpo “no es intimo”, no es mio,  acaso es público?

Venia viajando. Los días anteriores habían sido agotadores, entre cátedras, carretes por la noche y llegar a dormir a un colchón, mi cuerpo ya no daba ni un respiro. Tome el avión media atontada de cansancio, además sabía que me esperaban horas de viaje. Llegue a Santiago después de dormir con la boca abierta y el cuello doblado un par de horas en el avión, pero como que no las descanse por que sabia que tenia que seguir viajando. Llegue al terminal de buses de Santiago y compre mi pasaje que me llevaría al norte, 10 horas de viaje me esperaban.

Me senté en mi asiento al lado de la ventana exhausta y me dormí. Me desperté en Las Vegas había un cabro chico sentado al lado mio de unos 19 y algo me dijo haciéndose el simpático, lo ignore y volví a dormirme me desperté de golpe sentí un brazo una mano como abrazándome en mi abdomen la tome con fuerza y le grite que mierda te pasa! era el mismo cabro chico de unos 19 años haciéndose el dormido, disculpándose y diciendo que lo hizo durmiendo sin saber. Me enrabie, pero seguía atontada de sueño y sin saberlo me dormí. Desperté de nuevo, de golpe… una mano ajena en mi pierna. La tome con fuerza lo empuje  le grite, pero quede en shock, no atine a más nada… el tipo volvió a decir lo mismo que disculpas que estaba durmiendo que bla bla y cuando no me di cuenta estiro su mano a mi cuello, di un combo mal dado de rabia, de inseguridad, de shock. Me cambie de asiento.

Reaccione después de bastante rato. Le avise al chofer hicieron las llamadas correspondientes y paramos en una comisaria, me baje a declarar, el cabro chico quedo detenido, seguimos viaje, pero yo sabia que ante la ley esto que me había pasado no era nada.

Después de unos meses declare ante la fiscalia. La ley dice que si no son “partes intimas” no es abuso sexual me dijeron. ¿Eso quiere decir que el resto de mi cuerpo “no es intimo”, no es mio,  a caso es publico? me dije a mi misma.

Hoy las leyes Chilenas permiten que las mujeres no seamos dueñas de nuestro cuerpo, los hombres se apropian de nosotras, con el piropo en la calle, con el toqueteo en la micro. Finalmente nos culpan siempre, por nuestra falda muy corta, por tomar alcohol, por llevar escote o simplemente por ir durmiendo en el bus. Denuncia, apoya, responde, defiendete y no calles!

Autodefensa

Basta de Violencia Gineco- Obstetra

Hola, me llamo Paz, cuando tenía 17 años me embarazé, tomaba pastillas pero me dio una gastroenteritis y falló. No me di cuenta porque tenía nauseas y pensaba que era por la infeccion gastrica. Pasó como un mes de eso y en la fecha que me bajaba la mestruacion -era super regular- me bajó con mucho dolor, sentí como punzadas y cada vez era mas recurrentes, le dije a mi Papá que estaba en la casa que no aguantaba el dolor y me llevó al hospital de urgencia, allá me pasaron a la urgencia de ginecología, esperé aprox. una hora y el dolor era terrible, en un momento como que me oriné encima… Era la bolsa que se habia reventado. No sabía que pasaba en ese momento. Al pasar al pasillo, estuve como 30min mas sentada en una camilla, habían muchas mujeres embarazadas, me miraban y ni me preguntaban que me ocurría, menos los hicieron las enfermeras que pasaban. Yo no dejaba de sangrar, incluso manché las sabanas de la camilla.
Cuando entré a la sala de Ginecologo, le conté que había tenido dolores terrible y que no paraba de sangrar, olvidé decirle lo que me habia ocurrido afuera. Y me mando a sacarme la ropa, me hizo sentarme en la silla y comenzó a revisarme, me abrío con unas pizas y sentí que me sacó algo de adentro, que al sacarlo sentí un alivio ante mi dolor. Fue en ese momento donde tuve la noción de que estaba embarazada. “Tuviste un aborto” me dijo, yo quede atonita ante eso, y quería llorar, no sabía que respuestas hacerme.

Pienso ahora y cuestiono, ¿por qué los ginecologos actuan y metes sus manos en una y luego te dicen que pasa?. Recuerdo que el pequeño feto lo guardó en un frasco y se lo llevó una enfermera, le pregunté del porque había sido, y me dijo que iban a verificar al feto las razones. Hasta el día de hoy no sé porque aborté sin querer. Fui al hospital y nunca tuve respuesta.
Luego de eso, me dio unas pastillas y me pusieron suero, una enfermera muy mayor me puso el suero, pero sinceramente a mala gana, me puso la aguja sin mayor cuidado y me quedó un moretón, fue triste. Al tiempo de eso el medico me dijo que pidiera hora para que me revizaran, porque si quedaban restos, y cuando fui al CDT y le pase el papel que me dieron ese día -horrible- me miró y me dijo una mujer: ¿estás embarazada? y yo le respondí no, y me dijo, no hay hora si no estas embarada, cuando el papel salía que había tenido una pérdida. No le alegué y me fui.

Aparte de ginecologos, tambien personas aparte forman prejuicios. En los ginecologos es como si la mujer fuera tonta y por eso el ginecologo hace lo que quiere con nuestro cuerpo. No juzgo a todos, existen algunos que te cuentan y explican, luego te revisan, pero muchos se aprovechan como si no tuvieramos derecho a decir no. Existe abuso, a mi madre le paso cuando me tuvo, el ginecologo la revisaba y detras de el, por lo menos 5 estudiantes mirando, ¿creen que le preguntaron? no lo hicieron. Gran parte de los abusos y malos tratos son en hospitales publicos, te juzgan, no te informan, se aprovechan. La mujer debe aprender a exigir información antes de cualquier cosa.

Violencia invisible

queremos compartir en el marco de nuestra campaña #bastedeviolenciaginecobstetra una reflexión que ha realizado una compañera sobre el tema.


violenciagineco

La vergüenza, el miedo, la automarginación, la auto discriminación: violencia. En un contexto cultural así de violento, en que el individuo se violenta a sí mismo/a  a través de estos mecanismos de control social-cultural interiorizados, es que nos andamos sujetando unos a otros.

La libre, la gozadora, la que baila, la de vida sexual placentera, plena, la que se masturba, la coqueta, la que no se reprime…es, en resumidas cuentas aun en nuestra sociedad, una “puta”.En los cuentos infantiles, la villana es sexy, egoísta, piensa en sí misma, en su merecido placer, se esmera en buscar su propio orgasmo… lucha por y para sí misma. Por sus deseos.

¿Dónde estamos nosotras situadas? Deseamos ser la princesa, amable y linda, que es tan buena como el pan, no mata una mosca, y lógicamente, no se esmera en buscar su placer personal, no pasaría por encima de nadie ni de nada para obtener su deseo hecho realidad.

La era cristiana nos heredó el placer culpable, la infelicidad en esta vida cuyo premio es la vida eterna en dios, y…de eso no se ha visto más que perversión y desvío neurótico. La redención y sacrificio de esta vida terrenal para la ¿¿salvación eterna?? Cuanta fantasía creída.

La libertad sexual  gozosa, la líbido encendida que nos proporciona la “eterna felicidad” de ochenta años promedio, y energiza nuestras vidas terrícolas, ha quedado relegada. Y el “parirás con dolor”  realizado como mandato cultural de la mujer(por pecaminosa, libidinosa, por incitar a la tentación).

El peor insulto a una joven por parte de amigas, amigos es “puta”. Que “esa mina es muy suelta, es muy puta…que asco”

La vergüenza no es inocua, no es inofensiva. Es una ofensiva directa a la felicidad. La vergüenza es peligrosa porque detiene nuestros impulsos de hacer lo que deseamos hacer. La vergüenza debiera estar cuando hacemos algo malo, algo violento, cuando abusamos de alguien.

La cristiandad funcionó como regulador de la fecundidad en años en que occidente desconocía las hierbas y los conocimientos ancestrales de este tipo, cuando ya había quemado a brujas y discriminado parteras, pero ya no es necesario, hoy existen y hace rato, las píldoras, DIU, inyecciones, condones, operaciones.

La gestación como estadio sexual de las mujeres, el parto como clímax.

¿Por qué le tememos al parto?

Por el dolor, porque algo puede salir mal, porque no he parido nunca, porque me dijeron que dolía mucho, porque una vecina murió en el parto.

¿Desde cuándo que parimos las mujeres?

Desde…siempre.

¿Qué es lo que nos da más miedo en el parto? ¿Qué significa el parto?

El parto es un quiebre, una abertura total, un partirse en dos, un dividirse, un abrirse a la vida, al mundo, un destape, desde la vagina, con los pechos hinchados, semi desnuda, un encuentro también, un nacimiento de otra persona y de una misma como mujer –madre.

Suena terrible. Suena pecaminoso,suena con una intensidad escalofriante, suena animal. Suena muy natural. Suena a un evento sexual. Y lo es, entonces si las mujeres nos hemos reprimido tanto en nuestra vida sexual, nos han reprimido tanto en nuestra sexualidad, nunca nos hablaron de masturbación, nunca de eyaculación precoz, nunca de placer,nunca de orgasmos, nunca escuchamos a nuestra abuelita hablar del placer de su vida sexual…del placer sexual de amamantar ¿qué queremos? ¿Tener una súper buena lactancia? ¿Un muy buen parto? ¿Un feliz puerperio?

Súmale el mal trato hospitalario.Las rutinas, los toqueteos sin pedir permiso, sin saludar, ni presentarse siquiera. Las órdenes: “vístase, báñese, puje, respire, no grite, coma, duerma,haga pipí”.

Es que no somos personas, somos como le dije una vez a una amiga “Contenedora” de  su bebé. Es que no somos personas, somos “la podálica” como le decían a la Myriam, somos “la preclamsia” como le decían a la Javi, somos “la prematura”, “la gemelar” en la lógica hospitalaria, de urgencia, la gestación y parto son enfermedades. No son estadios sexuales de la vida de  las mujeres. Por tanto, son medicalizados y tratados como tales. Mucha intervención, máquinas, reposo. Por si hay dolor,“por si algo sale mal” el peor mal que nos puede pasar a las mujeres es que nos arrebaten nuestra experiencia de vida, a partir de nuestros impulsos, que nos arrebaten nuestras ganas, nuestras personalidades, que nos quiten nuestras intensidades, lo peor que nos pueden hacer a las mujeres es llenarnos de miedo y vergüenza, es dejarnos incapacitadas para buscar nuestra felicidad, lo peor que nos han hecho ya fue, separarnos de nuestra sensualidad, del disfrutar de nuestros cuerpos, del autoconocimiento de nuestros cuerpos, historias y voluntades, lo peor que nos han hecho a lo largo de los siglos ha sido arrebatarnos el poder que teníamos sobre nosotras mismas. El poder de disfrutar, el poder de sentir y llevar nuestras vidas… nos etiquetaron como señoritas blancas, nos clasificaron, nos objetaron, nos diseñaron a su antojo.Y nosotras nos lo creímos. ¿y que fue lo que le hicieron? Ay no sé, no pregunté…No tengo idea de qué paso con mi propio cuerpo, confiada en que ellos saben, en que lo hacen bien, a pesar de que quedó mal puesto el suero, de que me diagnosticaron una cosa y me intervinieron finalmente por otra, de que me trataron mal, que me dejaron sola, no se que me hicieron… ¿dignidad?

Por eso el parto es una experiencia rara, que abre la puerta vaginal de las mujeres y deja ver siglos de opresión y represión a las ancestras. En el hospital, en la escuela, en el cuerpo de una. Y nos dejaron así, ignorantes. Y atadas de manos, porque la curiosidad también es penada, “lo importante es que haya nacido sanito”, “al menos todo salió bien”. Claro, todo salió bien para el médico que alcanzó a comer su comida familiar calientita, porque se aseguró de dejar convencida a  de que no había otra opción. Era cesárea no más. La estresó tanto que,  obediente y cansada, aceptó. Nos dejaron sumisas, obedientes, calladas, conformistas, ignorantes. Porque no nos interesa informarnos, no… para qué. Si igual ellos mandan, los médicos,rockstar de bata blanca, saben lo que hacen. Ganan mucha plata, estudiaron como diez años… han visto tanta gente, ellos saben más que yo sobre mi cuerpo, sobre mis ganas o no de pujar, sobre si me siento mal o bien, sobre mí misma…y me están viendo hace 5 minutos…qué calamidad.

Estoy toreando a las mujeres.Mujeres estamos siendo miserables. Ellos no nos van a cambiar el paisaje,nosotras debemos mancharlo, con sangre menstrual, con la sangre del parto, exigir nuestra placenta, exigir beber si tengo sed, comer si tengo hambre, que entre quien yo quiero porque no quiero estar sola, que no se lleven a mi guagua porque es mía, y la quiero ver, sostener, besar. Que si no me quiero mover no me muevo. Que si me habla mucho esa matrona que salga. Que si me amenazan, si me dicen que me calle, gritar más fuerte.

Es curioso, que, a veces nuestros actos despiertan intolerancias insospechadas en los otros. Se remueven sus entrañas, algún recuerdo dormido asoma si es que aprieto el botón correcto, si me asomo a ser yo misma. Hay que ser valientes para enfrentarlo, o parir encasa y ahorrarse la tremenda bola de significados sociales que te trae el parir en una institución de salud en Chile.

Calas Pachacay

Qué Tanto

u

Cansada estoy de escuchar/leer  cuestionamientos, prejuicios y burlas hacia el feminismo.

“uuuy eeella la feminisa”

“ahora no se les puede decir nada! “

“pura moda” “ puras hueás, putas locas! “

Que somos tontas, influenciables, que exageramos demasiado, que no tenemos sentido del humor, que no toleramos…

Huevadas, aburrida estoy de sus huevadas!

Peor aún,  leer/escuchar a las propias mujeres validando y defendiendo al machismo que las tiene atrapadas/cegadas en la burbuja patriarcal -cómo tener sentido del humor ante eso! (¿) –

Feminismo

Te voy a defender con uñas y dientes

Porque antes de llegar a ti

Fui nadie, Miss Nothing

Sufriendo en el podrido amor romántico

Desconectada de mi propia inmensidad maravillosa de mujer

Viendo cada tanto un ginecólogo que conocía más que yo mi propia vagina

Intoxicándome el cuerpo con pastillas que me tenían hecha un atado de nervios, bipolaridad

Desequilibrada!

No me sabía autónoma

No me sabia hermosa

No me sabia capaz

No me sabia respetable

No me sabía “yo”

Me encontré, me conocí, me auto validé, me resignifiqué

Plena, feliz, feminista!

aborto

Dos test de farmacia positivos y un evidente atraso de mi regla no fueron suficientes para convencerme de que estaba embarazada. Fue sólo en compañía de un amigo, después de un examen de sangre que asumí lo que ocurría en mi cuerpo.  Tenía entre 5 y 6 semanas.

No tenía pareja fija.

Tampoco deseos de ser madre.

Supe lo que tenía que hacer.

Mi amigo vino hasta mi casa, buscamos información en internet. Sabía que tenia que existir una forma rápida y segura. Pero no tenia la certeza absoluta de cuál sería esa forma.

Las primeras horas fueron difíciles, mientras tomaba agua de ruda, que me hacía sentir como vaca tragando pasto y  dudar de sus propiedades abortivas, seguíamos buscando algo en Internet que pudiera servir.

Finalmente, a través de otro amigo dimos con un número para conseguir unas pastillas. Misopostrol. Necesitaba 50 mil pesos y una cuenta para hacer un traspaso.  Una tercera persona me prestó el dinero.. Ya estaba todo en marcha y en dos días tendría las pastillas en mis manos. Pude suspirar alivio.

Esa noche me junté con quien me había dejado embarazada. A pesar de que nos conocíamos relativamente, no sabia como seria su reacción. Y la verdad, me daba un poco igual. Decidí contarle por que mi amigo me lo aconsejo. Y además porque necesitaría dinero para devolver las 50 lucas. De todas formas estaba muy nerviosa.  Le conté que estaba embarazada, que ya había tomado una decisión y espere su reacción.

Me sentí muy apoyada. No hubo cuestionamiento de ningún tipo.. mucha contención. Y sin saberlo, era lo que necesitaba de él.

Al día siguiente me fui a donde mi hermana, quería estar con ella. Contarle mi tragedia. Sabia que ella seria la única persona que podría hacerme sentir un poco más tranquila.

De repente, sin saber cómo. Cuando ya tenia las pastillas en mis manos, cuando había preparado toallas para el sangrado algo me dijo NO. Y todo el mundo dio un giro tremendo. Me confundí enormemente.  Lleve las manos a mi vientre e imagine lo que podría ocurrir si decidía tenerlo.  Mientras tanto, él me preguntaba por mensaje cómo estaba y si me las había tomado. Le conté que ya no estaba segura de hacerlo.

El decidió ir a mi encuentro y otra vez, sin presión ni cuestionamientos me acompañó en mi inseguridad, que se convirtió también en la suya.

Pero me di cuenta que no podíamos tener un hij@. No eramos pareja. No nos conocíamos lo suficiente. No se sentía bien.  Y lo más importante, YO NO QUERÍA.

Me las tomé.

Después de 4 horas comencé a sangrar.

Sentí mucho dolor.

Sentí mucho alivio.

Es una decisión difícil. Yo creí estar muy clara, y en el camino me confundí por un instante. Para mi, lo más importante fue que no estuve sola. Que involucré a personas cercanas que supieron prestarme ayuda sin juicios morales. Que hicieron que todo fuera un poco menos pesado.

Jamás me arrepentiré de la decisión que tomé.

No era el momento.

No quise.

Fue mi decisión.

Yo escogí mi camino…Hoy soy una feliz madre gestante y sé que el amor que cargo en mi vientre es amor verdadero.

Cuando nosotras queramos! Con quien queramos!

Porque es mi cuerpo, es mi decisión

Desde que un amigo me buscó para conversar acerca del aborto de su ex no puedo quitarme esta sensación de encima

Me pongo en su lugar es inevitable,

La entiendo, se le viene difícil y a la vez es un gran momento de introspección y conocimiento propio

Abortar es de valiente!

Recuerdo todo muy bien – las lágrimas no me dan tregua en este momento-

Mi  cuerpo estaba extraño, mis emociones

Yo lo sabía, lo sabia tanto antes de confirmarlo

Llevaba mis manos al vientre y me conectaba  con eso que dentro surgía

Lloraba y trataba de direccionar mis pensamientos vueltos explicaciones por lo que estaba decidiendo hacer

Pedía perdón, contaba cuentos y cantaba para nosotrxs, porque sabía que iba a terminar

Desesperada en el baño de un Santa Isabel tuve mi respuesta. No pude llorar, no pude hablar, no pensaba, estaba muerta en vida

Llegó el día lunes y salía de clases

Él me esperaba afuera, caminamos hasta plaza España y el fue al encuentro de un tipo joven que entregó la solución

De camino a casa nada dijimos

Una vez que llegamos el salió a comprar, yo no pude mas, deje una nota y me fui a caminar

Me inunde de llanto, dolor y miedo

Y volví a la casa

Dije: “por favor no quiero hablar, hagamos esto rápido”

Pastillas dentro piernas arriba

40 minutos después estaba colapsada en fiebre, me atacaba un ejércitos de hormigas todo el cuerpo, dolía en demasía y todos mis nervios explotaron en mucho vomito

Debía ir al baño. Sentada en la tasa, apoyada hacia adelante no me atrevía dejar caer nada

Miedo miedo mucho miedo

No soy capaz de describir más…

Dos días después él se fue a Santiago, feliz estaba por su concierto, yo volví a mi casa podrida en dolor y soledad

Nadie estaba para apoyarme, con nadie me atrevía a conversar, nadie para un abrazo o un cariño

Nadie, los días de nadie

Pero seguí adelante, volví a clases y a mi práctica

A mis alumnos y a darle duro a la cabeza y los sentimientos

Y seguí la vida

Cada vez que volvía la pena  salí a correr o en bicicleta

Llore sola y me fortalecí

Tome cada uno de mis pedacitos y me arme de nuevo

A él nunca mas le dije nada, mucho se molestaba

“ termina llorona!”

“supéralo que me tienes enfermo”

“buuuu, ya ándate de mi casa”

Palabras que nunca se me van a olvidar

20 años tenía, ahora tengo 23

A veces me siento vacía

Otras veces me siento muy bien por lo que escogí

Asi es la vida

Lo que vale es salir adelante.

El aborto legar es necesario

Es nuestro derecho

Para no morir y para sobrevivir.

Miss nothing.

 enc_yo_aborte